Elogio a la rutina

Los peldaños repetitivos marcan una ruta ascendente hacia la cima donde no hay nada.

El personaje femenino, se expresa como una mujer aparentemente sana, contemplando el abismo de la monotonía, la cual tambien esta maracada en su trenza. He titulado así esta obra por la contradicción que envuelve el concepto de rutina que, por una parte proporciona seguridad y confianza y por otra ausencia de libertad y satisfacción vital.

Año2017Medidas1,90 x 30 x 30 cmMaterialMetal y madera de Teka